Quantcast
domingo, 2 octubre 2022 9:21
spot_img

La Casa de Alba demanda la titularidad de unos caminos en Boadilla, en la finca Romanillos

Esta semana, en el juzgado de Primera Instancia número 5 de Móstoles, ha comenzado la vista por la demanda de varios integrantes de la familia Fitz James Stuart al Ayuntamiento de Boadilla del Monte por la titularidad de los caminos que conforman la finca de Romanillos, propiedad de la familia, en el Parque Regional del Curso Medio del río Guadarrama, entre Majadahonda y Boadilla.

Desde 2013, año en que la familia Fitz-James Stuart y Gómez, emparentada con la duquesa de Alba, vallaron los terrenos, que defienden que son de su propiedad desde 1562, los enfrentamientos entre los vecinos y sus representantes han sido frecuentes.

Se trata del Camino de Romanillos a Brunete, el Camino de la Vega, el Camino de Romanillos a Villanueva de la Cañada, el Camino del Huerto y el Camino de Madrid a Romanillos, y según la familia, “los «caminos de servicio» que transcurren por la finca, destinados a la explotación agrícola y ganadera, «son y siempre han sido de titularidad privada», como consta en el título registral”.

El Consistorio de Boadilla puso en 2013 en marcha cuatro procedimientos para que se reconociera el dominio público de los caminos de los Romanillos: uno por vía penal, otro por vía civil y dos expedientes internos. Estos hechos se deben a que el vallado ha superado el límite del número de metros de largo, el trazado no se corresponde con el de la licencia y se mete en terrenos públicos, y porque no se pueden cerrar las puertas obstruyendo los caminos.

En 2014, el juzgado de Instrucción número 1 de Majadahonda dictó un auto por el que ordenaba como medida cautelar el desalojo y puesta a disposición de los ayuntamientos afectados (Boadilla y Majadahonda) y de la Comunidad de Madrid de los caminos que fueron cerrados por los dueños de la finca Romanillos, eliminando para ello cualquier obstáculo existente (puertas, cadenas, piedras, barras, etc.)

spot_img
spot_img