Quantcast
viernes, 27 noviembre 2020 13:04

El Teatro Villa de Móstoles pasa por ‘chapa y pintura’

Después de 35 años, el Teatro Villa de Móstoles ofrecerá una imagen renovada para acoger a los mostoleños que cada viernes y domingo disfrutan allí de las mejores obras contemporáneas y clásicas para adultos y niños dentro de las programaciones Crisol y Vivo en Domingo.

El Gobierno de Móstoles ha apostado por esta actuación tan necesaria en uno de los espacios culturales de mayor relevancia de la ciudad. Además de teatro, es utilizado por distintos colectivos de la ciudad para celebrar actos institucionales, las chirigotas de Carnaval, la muestra de teatro escolar o entregas de premios y celebraciones organizadas por casas regionales y entidades sociosanitarias.

Las obras se han centrado en la mejora de la accesibilidad, visibilidad y comodidad, además de adaptar el espacio a la nueva normativa de seguridad vigente. Una de las principales reformas ha sido la del piso del teatro, que se encontraba en mal estado, además del cambio por completo de todas las butacas del teatro.

De esta forma, 530 personas podrán acudir al teatro, 338 en el patio de butacas y 192 en el anfiteatro. Además, se ha previsto la ubicación de entre 6 y 8 sillas de ruedas para los espectadores con movilidad reducida en dos espacios de la platea, y la reparación de toda la caja escénica.

Un espacio referente en la ciudad

Hasta la inauguración del Teatro del Bosque en el año 2003, el Teatro Villa de Móstoles era el único gran espacio cultural existente en la ciudad, siendo un referente a nivel regional al ser el primer municipio del sur de la Comunidad de Madrid en ofrecer ópera, además de haber acogido sobre sus tablas a un sinfín de actores, músicos y bailarines relevantes.

El teatro volverá a abrir sus puertas este domingo, 18 de octubre, con la obra infantil ‘La vida es cuento’, de la programación de Vivo en Domingo en la que los más pequeños de la casa conocerán a Sofía, una niña que viajará con el Rey Basilio al mundo onírico de ‘La vida es sueño’.