Quantcast
domingo, 5 febrero 2023 22:31

La iglesia más antigua de Madrid, marcada por el vandalismo

Nuevas pintadas en los muros de la iglesia Santa María La Antigua, situada en Madrid y reconocida como la construcción cristiana más antigua de la capital. De hecho, se corresponde con una de las mejores muestras del mudéjar madrileño del siglo XIII.

Si los ataques a obras de arte perpetrados por activistas en museos de medio mundo han provocado reacciones en todos los ámbitos, lo ocurrido de nuevo en Carabanchel merecería tal vez un mayor rechazo general. La presencia de este grupo de vándalos en Carabanchel ha provocado el deterioro con pintadas los muros de la iglesia de Santa María La Antigua. Se corresponde con el edificio cristiano más antiguo construido en Madrid, un templo mudéjar del siglo XIII. De hecho, se constituye como una de las mejores muestras de esta arquitectura en la región.

Los monigotes y las letras sin sentido aparecidos en estos muros, protegidos desde 1981 por la Comunidad de Madrid, no sólo afean el monumento. También echan por tierra el esfuerzo reciente de vecinos, del arzobispado y de varias administraciones para llevar a cabo la restauración de la iglesia. Sobre todo, de sus pinturas medievales y del entorno degradado en el que ya, al menos, no sobrevuelan los cables de alta tensión. Estas pintadas han sido denunciadas a través de la red social Twitter en la plataforma en defensa del Patrimonio Arquitectónico, Histórico, Artístico y Natural de Carabanchel.

LOS ATAQUES MÁS CONOCIDOS: BASURA, DEPÓSITO DE MATERIALES Y BOTELLÓN

No es la primera vez que el templo de Santa María La Antigua sufre pintadas o las consecuencias de actos de vandalismo. La iglesia suele padecer a menudo el vertido de basuras y el depósito de materiales de obras en sus inmediaciones. Hay quienes incluso acuden a este paraje a cambiar el aceite al coche u otras operaciones de mantenimiento. Una de las problemáticas más frecuentes es la presencia del botellón, una lacra extendida por la ciudad, que tiene frente a Santa María uno de sus lugares favoritos. Una realidad que está presente entre todos los vecinos de Carabanchel tiene lugar los sábados por la mañana, cuando se reúnen alrededor del templo para limpiar las basuras y regar los arbolillos que crecen en la Vereda de Aluche.

Sin embargo, el abandono secular de este paraje situado frente a los terrenos de la antigua cárcel de Carabanchel es un foco de atracción para desaprensivos. De hecho, las asociaciones vecinales y en especial Carabanchel Historia y Patrimonio (CHYP), reclaman una mayor consideración, protección y difusión de este importante patrimonio monumental al que se suma otro, no menos importante, en la recuperación paisajística de la Vereda de Aluche.

EL CONVENTO DE LAS COMENDADORAS DE SANTIAGO, OTRO PUNTO CRÍTICO

La iglesia de Santa María La Antigua no es la única infraestructura católica en Madrid que sufre este tipo de actos vandálicos. Hace unos meses, desde el Convento de las Comendadoras de Santiago, en pleno centro de Madrid, daban la voz de alarma de que no podían más. Las monjas de este convento están hartas del vandalismo. La fachada, declarado Monumento Histórico Artístico desde 1970, se encuentra lleno de pintadas y grafitis, al igual que la iglesia de Santa María La Antigua. De hecho, las propias monjas se sienten desoladas porque no saben qué mas hacer ante esta situación, además de denunciar los casos vandálicos a la Policía.