Quantcast
miércoles, 28 septiembre 2022 7:31

Javier “Hurricane” Ramírez cambia la calle Ponzano por un adosado y barco en Marbella

Un adosado en Marbella, de mínimo 500.000 euros, y un “barquito” Hurricane, de otros 40.000. Así pasan sus vacaciones el polémico concejal Javier Ramírez, alias “el rey de la calle Ponzano”, y su mujer, Victoria Wharrier, actual concejala del Ayuntamiento de Pozuelo. Eso sin contar su adicción a comprar plazas de garaje, y sus dos inmuebles, uno en Alcobendas y otro en Javea.

La polémica parece rodear de forma constante al actual concejal del distrito de Chamberí y Fuencarral-El Pardo, Francisco Javier Ramírez. Un concejal que no cuenta con el apoyo de los vecinos, que llevan meses criticando la nefasta gestión del popular. Y es que las críticas se acumulan contra Ramírez, que está llevando a los conocidos barrios madrileños al “desastre”, tanto en limpieza, como en ruidos. Críticas vecinales a las que se unen los constantes rumores que acechan sobre Ramírez, al cual se le conoce en sus distritos por ser “asiduo” de los bares de las calles Ponzano y Jorge Juan.

Críticas y polémicas vecinales que no parecen afectar al popular, quien parece centrado en seguir asegurándose, tanto para él como para su mujer, la también popular Victoria Wharrier, actual concejala de Pozuelo de Alarcón, una vida “de lujo” al alcance de muy pocos.

UN “YATE” EN MARBELLA LLAMADO PONZANO

Así pues, tal y como ha podido conocer este medio, y ha comprobado a través del Portal de Transparencia ofrecido por el Ayuntamiento de Madrid, el concejal Ramírez y su pareja pueden presumir de tener un patrimonio de lo más extenso.

Un patrimonio que incluye una vivienda en Alcobendas, con garaje, y otra en Javea. Inmuebles a los que, el pasado año, se “unía” un bonito y costoso adosado en Marbella. Vivienda que, tal y como ha podido comprobar el Qué!Madrid, tendría un coste que oscilaría entre los 500.000 euros y el millón de euros. Dinero al que habría que sumar una plaza de garaje, con un valor catastral que supera los 12.000 euros.

Vivienda recientemente adquirida en una de las zonas más exclusivas de Marbella, en Puerto Banús, que no es el único “capricho” costoso del concejal y su mujer. Y es que, dentro de las propiedades de Ramírez, también se encuentra una embarcación, sin duda, para el gran disfrute de la pareja. Se trataría de una embarcación “Hurricane 240 I/0”, adquirida hace años por el concejal, y aún en su poder.

Un tren de vida a “todo lujo” que ha hecho salir nuevamente a la luz la situación económica del concejal. Y es que, mientras su patrimonio es extenso y envidiable, Ramírez se ha convertido en el concejal de distrito con más gastos de representación del Ayuntamiento, solo por debajo de la propia alcaldía. Gastos, de más de 15.000 euros, entre los que destacan las flores, ejemplares de la Constitución en tamaño bolsillo, o bolígrafos personalizados.

MALESTAR EN EL PARTIDO ANTE EL “CONTABLE” DE RAMÍREZ

Gastos que, tal y como ha podido saber este diario, han generado cierto malestar dentro del Partido Popular. Más aún, con el conocido contexto del patrimonio y la vida de lujo que lleva el concejal. Lujos que se repiten tanto en Madrid como ahora en su vivienda de Marbella.

Y es que los rumores apuntan a que más de un popular, desde los pasillos de Génova, se pregunta quién es el responsable contable de Ramírez. Un contable que habría conseguido “rentabilizar” el sueldo del concejal y su mujer hasta límites inimaginables, haciendo posible esta vida de lujo, con yate, plazas de garaje y adosados en Marbella. Todo ello, sin abandonar costumbres costosas como la de visitar las calles de Jorge Juan o Ponzano.

Extenso patrimonio que vuelve a poner en el punto de mira al concejal Ramírez. Y es que, a pesar de que el popular cuenta con un salario de cerca de 100.000 euros al año, y el de Victoria Wharrier rozaría los 60.000, lo cierto es que las “cuentas” parecen no salir ante el extenso patrimonio de la pareja. Más aún, teniendo en cuenta el medio millón de euros que Ramírez y su mujer habrían invertido en la nueva casa de Marbella.

Cifras que no sólo preocupan dentro de los pasillos del Partido Popular. Así pues, también los hosteleros de Madrid estarían vigilantes ante el temor a que estos números obliguen al concejal a abandonar sus conocidas visitas. Unas vistas que podría sustituir por viajes a Marbella junto a su mujer. “Escapadas” de lujo que podrían demostrar, no sólo el gran patrimonio del popular, sino también la gran diferencia de gestión de Ramírez. Y es que es remarcable la diferencia entre su economía doméstica, y el uso que hace de los recursos públicos del Ayuntamiento, que sigue sin satisfacer las necesidades básicas de los vecinos de Chamberí. Vecinos que están lejos de poder compartir con Ramírez el disfrute del “Hurricane”, o de un adosado en Marbella.