Quantcast
miércoles, 25 mayo 2022 0:38

El Ayuntamiento destina 1,3 millones a comprar 4 camiones de recogida de basura menos ruidosos

La Junta de Gobierno Local del Ayuntamiento de Leganés ha aprobado la compra de cuatro nuevos camiones de recogida de residuos urbanos aptos para contenedores de carga lateral.

El objetivo de esta adquisición, que cuenta con una inversión de 1.351.100 euros, es ampliar la flota de vehículos municipales destinados a la recogida de residuos sólidos urbanos para seguir mejorando y modernizando el servicio que se presta en la ciudad.

La adquisición se realiza poco después de que haya quedado clausurado de manera «temporal» el sistema de recogida neumática de basura en Zarzaquemada, que ha sido sustituido por la recogida lateral con la instalación de decenas de contenedores en este distrito.

Los nuevos camiones estarán propulsados por Gas Natural Comprimido (GNC), un sistema que reduce las emisiones CO2 y los gases NOx, e incorporarán una caja con una capacidad nominal superior a los 24.000 litros, construida en chapa de acero y seleccionado para cada tipo de trabajo en función de su límite elástico, carga de rotura, antiabrasión y desgaste.

El alcalde de Leganés, Santiago Llorente (PSOE), ha señalado la importancia de esta nueva adquisición con la que el Consistorio «pretende reforzar la recogida de residuos y mejorar el servicio de limpieza y el mantenimiento de la ciudad».

NIVEL DE RUIDO

Los vehículos incorporan toda la normativa relativa a nivel de ruido, prevención de riesgos laborales o seguridad vial, garantizando así el descanso y seguridad tanto de los propios operarios como de los vecinos, según fuentes municipales Asimismo, los vehículos incorporarán distintivo ECO de la Dirección General de Tráfico y motor homologado según normativa EURO 6C.

Los nuevos camiones reúnen condiciones de resistencia, durabilidad, seguridad, robustez y limpieza para facilitar así el trabajo de carga lateral y el enganche con los contenedores ya instalados en la ciudad. Para ello contarán con un sistema de control desde la cabina de conducción que incorpora consola de mando a través de la cual dirigir toda la fase de trabajo. Se trata de un proceso mecanizado que garantiza menores molestias sonoras y una menor incidencia en el tráfico.

El sistema de carga lateral facilita que las personas encargadas de realizar las labores de vaciado no tengan que manipular el cubo ni entrar en contacto con los residuos, lo que permite realizar «un proceso de vaciado más eficiente y rápido«, según las mismas fuentes.