Quantcast
viernes, 21 enero 2022 22:33

La plaza de Olavide, el pulmón verde de Chamberí elegido como el lugar de los «retornos felices»

La conocida plaza de Olavide de Chamberí ha sido elegida por la revista Financial Times como uno de los espacios naturales de Europa donde poder disfrutar de la vuelta a las calles tras la pandemia. Simon Kuper ha sido el columnistas del periódico británico que ha considerado que la plaza madrileña cumple con los requisitos para entrar en la lista de los mejores 22 espacios públicos en el artículo «Muchos retornos felices».

«Estoy sentado en la arbolada y octogonal plaza de Olavide, en la terraza de uno de los agradables pero nada excepcionales restaurantes de la plaza, tomando un aperitivo de vino blanco Albariño» ha destacado el periodista en su artículo. Y es que esta céntrica plaza es un oasis y un lugar de encuentro debido a su gran variedad de locales de hostelería.

Llena de gente y con un gran ambiente, la plaza de Olavide es uno de los espacios más concurridos del barrio de Chamberí desde hace décadas. Tras la pandemia del 2020, el famoso emplazamiento recuperó poco a poco su esencia y vitalidad, siendo un espacio que reúne tanto a niños como jóvenes y adultos.

«Los ridículos 13 euros» del menú fueron otro aspecto que terminó de encandilar a Simon Kuper. El pasado verano, el Ayuntamiento de Madrid llevó a cabo la peatonalización de la plaza cortando muchas de las calles que atravesaban la misma. Con esta intervención se pretendía ofrecer a los vecinos un pulmón verde en el corazón de Madrid donde poder disfrutar al aire libre.

«Como en las mejores plazas españolas, hay un parque infantil en el medio, para que los padres se desestresen mientras los niños se vuelven locos», escribe el periodista sobre la plaza madrileña. Además, ha destacado los «hermosos apartamentos burgueses. Las calles adyacentes son peatonales, por lo que el centro de Madrid es lo más tranquilo posible«.

En este espacio confluyen las calles de Trafalgar, Raimundo Lulio, Santa Feliciana, Murillo, Palafox, Jordán, Gonzalo de Córdoba y Olid; y lleva el nombre en honor al ilustrado español Pablo de Olavide. Tras llevas a cabo el Ensanche de Madrid, este espacio, que se conocía como barrio de Los Tejares, fue evolucionando hasta llegar a ser uno de los lugares más frecuentados de la capital.

EL ANTIGUO MERCADO DE OLAVIDE

Hasta el año 1974, en la plaza podíamos encontrar el Mercado de Olavide que sustituyó al pequeño mercado que había anteriormente. Su demolición llevada a cabo durante noviembre de ese año fue acompañada de una gran disparidad de opiniones entre los que querían mantenerlo a pesar del estado obsoleto en el que se encontraba.

Desde 1977 hasta la actualidad la plaza de Olavide ha vivido diferentes reformas: ha sido un paseo recto con jardines a cada lado, un espacio sin árboles con accesos a los aparcamientos… hasta que en el último año del siglo XX se decidió construir su fuente ornamental en el centro, aspecto el cual se mantiene hasta la fecha.

El periodista inglés comenzó su artículo destacando que «las mañanas en Madrid pueden ser frías, pero a la hora del almuerzo español (a las 15 horas, aproximadamente), el sol de otoño brilla y estamos a 20ºC». Con esta reflexión, Kuper ensalza todas las virtudes que tiene el espacio madrileño e invita a los turistas a visitar la plaza y tomar algo en sus múltiples terrazas, confirmando de este modo que la plaza de Olavide es una de las plazas más especiales de Madrid tanto de día como de noche.