Quantcast
viernes, 28 enero 2022 22:54

Los bomberos controlan fugas de gas propano en las obras de un solar municipal de Mirasierra

Bomberos del Ayuntamiento de Madrid, junto a técnicos de Repsol, están controlando esta mañana dos fugas de gas propano, realizando quemas controladas, destapadas en las obras de un solar municipal en el barrio de Mirasierra, ha informado una portavoz de Emergencias Madrid.

La fuga tuvo lugar ayer lunes por la tarde, en las labores de movimiento de tierras, cuando los obreros picaron sin querer un depósito de gas propano inflamable que no constaba en ningún plano de ese solar, que va a ser convertido en un centro de día, situado en el número 60 de la calle Marbella, en el madrileño distrito de Fuencarral-El Pardo.

Cuando llegaron los bomberos comprobaron que había dos fugas activas, una de gas en la válvula en la fase 2 y otro de propano en estado líquido, presurizado a 20 grados bajo cero. Con ayuda de los técnicos de la compañía, lograron taponar la primera con una obturadores mecánicos del contenedor de recogida de hidrocarburos.

Para taponar la segunda introdujeron con unos adaptadores, acoples y llaves agua en el interior del depósito para evitar su fuga del propano líquido al exterior, mejorando las condiciones de seguridad, que les permite realizar una obturación total a través de una válvulas, ha explicado Álvaro Macías, oficial de guardia del Cuerpo.

Pero la única manera de acabar por completo con las fugas es, una vez extraído el gas, es la quema controlada del propago que queda, trabajos que comenzaron esta mañana. Calculan que en el mejor de los casos tardarán unas 20 horas en terminarlos.

Los bomberos, vestidos con equipos RNBQ criogénicos, también están haciendo mediciones del gas fugado y de otros en todas las viviendas colindantes, que han resultado negativas. Han puesto cortinas de agua como medida preventina, ha añadido el también oficial de guardia del Cuerpo, Manuel Ferrer.

La Policía Municipal de Madrid han acordonado la zona para evitar que entren personas, aunque no han tenido que desalojar ningún edificio cercano. Tras los trabajos, la propiedad tendrá que clausurar e intertizar el depósito.