Quantcast
martes, 7 diciembre 2021 3:24

Turrón artesano: una ruta por los locales más exquisitos de Madrid

Muy pronto las calles de Madrid se iluminarán, llevar bufanda se convertirá en costumbre, salir con paraguas será parte de la rutina y los puestos de castañas serán un elemento habitual del paisaje. Bueno… y Doña Manolita tendrá colas aún más interminables.

En ese preciso momento, salen al campo de juego los únicos e inigualables dulces navideños: los turrones. Nadie puede dudar de que son el clásico navideño por excelencia, y prueba de ello es que en todas las casas españolas los encontraremos si rebuscamos bien en los armarios de la cocina.

Se trata de un dulce tradicional de nuestro país, muy antiguo y con una larga historia a sus espaldas. Un bocado que continúa haciendo las delicias de todos los aficionados al dulce. Entonces, ¿por qué comerlos solo en Navidad? ¿por qué no durante el resto del año? 

Si eres un auténtico fanático del turrón, hoy traemos la solución a todos tus problemas. O igual no a todos, pero al del antojo de dulce seguro que sí. Estos son los mejores lugares donde comprar turrón artesanal en la capital.

El Riojano

El Riojano
Turrón artesano: una ruta por los locales más exquisitos de Madrid

En Madrid hay cientos de pastelerías, pero pocas se han ganado el respeto y el reconocimiento de la gente con tanto derecho como El Riojano. En esta pastelería confitería no hacen dulces, hacen obras de arte.

Fundada por el mismísimo pastelero personal de la reina María Cristina en el año 1855, se trata de una de las paradas imprescindibles para comprar turrón artesano. Cuentan con una variedad amplísima de productos, y todos tan buenos que es difícil señalar su producto estrella.

Pero, como te puedes imaginar, el turrón se encuentra entre esos productos estrella, gracias a su elaboración totalmente artesanal usando las mejores materias primas. Destaca el turrón llamado ‘Puerto Príncipe’, hecho con yema, almendra y mucha canela.

Se considera, además, el garante de los dulces típicos madrileños como los ‘bocadientes’ o los ‘milindres’. No tienes que irte muy lejos para encontrarlo, ya que se encuentra en el corazón de Madrid: calle Mayor 10.