Quantcast
sábado, 27 noviembre 2021 16:15

El 66% de los profesores madrileños pide más inversión en tecnología, según el Barómetro del Docente

El 66% de los profesores madrileños piden más inversión en tecnología para competir con el resto de países europeos, aunque más del 60% considera que el nivel educativo ha progresado tras la pandemia, según el primer Barómetro del Docente de EY Insights, que recoge la opinión de los docentes y familias acerca del papel del profesor en la Educación en España y el impacto de la pandemia en el curso y el aprendizaje.

Según este estudio, las familias valoran el sistema educativo mejor que los propios docentes, aunque solo la mitad del profesorado a nivel nacional cree que ha mejorado en la última década.

En la Comunidad de Madrid, la opinión del profesorado es ligeramente mejor que en el resto de los territorios analizados y el 52% manifiesta que el sistema educativo «ha mejorado en ese periodo o, al menos, no ha empeorado», según ha informado la empresa en un comunicado.

«El sistema educativo ha demostrado su resiliencia y ha superado la pandemia con nota, tanto a nivel nacional como en la Comunidad de Madrid, gracias al esfuerzo de docentes, familias y alumnos», ha señalado el socio responsable de EY Insights, Juan Pablo Riesgo.

Considera que los resultados del Barómetro del docente «reflejan la demanda general de un pacto de Estado que impulse una educación más exigente, que refuerce su digitalización, y reduzca la ratio de alumnos por profesor».

Sobre ese pacto, el 94% de los profesores y el 75% de las familias se muestran a favor, al tiempo que ocho de cada diez docentes consideran que los cambios normativos «priorizan posicionamientos ideológicos», un argumento que comparten una de cada dos familias.

Sobre la digitalización, la opinión general es que la escuela «ya hace un buen uso de las nuevas tecnologías de la información» pero «no es suficiente», por lo que tanto docentes como familias consideran prioritario impulsar la inversión en digitalización.

Un 66% de los profesores de la Comunidad de Madrid consultados reconoce que las escuelas no cuentan con la tecnología adecuada para competir con la del resto de países europeos, una opinión que es generalizada con el resto de los territorios analizados.

INCENTIVAR EL PENSAMIENTO CRÍTICO

De cara al futuro, para los docentes es importante incentivar el pensamiento crítico y la educación emocional frente a otras materias como la educación financiera o la robótica.

Por otro lado, las familias tienen una opinión positiva del docente, aunque los profesores creen que la sociedad «no les valora en su justa medida». Asimismo, tanto los docentes como las familias consideran que la ratio profesor-alumno es un reto que hay que abordar para mejorar el sistema educativo.

«El estudio nos dice que en la Comunidad de Madrid la ratio de alumnos por clase se sitúa, mayoritariamente, entre 21 y 30 estudiantes (un 63%). Precisamente, esta elevada ratio de estudiantes por aula es la segunda preocupación más citada por los docentes del conjunto de España, después de la tendencia a ofrecer cada vez una educación menos exigente», han trasladado.

EFECTOS DE LA PANDEMIA Y CLASES ONLINE

Asimismo, EY ha aseverado que la pandemia ha puesto a prueba la capacidad del sistema educativo para adaptarse a circunstancias excepcionales, así como para incorporar de manera intensiva nuevas herramientas digitales.

Las familias han valorado «muy positivamente» con un 7,1 la implicación de los profesores en la educación de sus hijos durante el confinamiento que se traduce en una mejora de la figura del docente para una de cada dos familias.

De los resultados del informe se desprende que la gran mayoría de los alumnos han tenido clases a distancia durante los confinamientos. En concreto, el estudio recoge que el 87% de los centros de la Comunidad de Madrid pudo impartir clases online durante la pandemia y un 43% de los profesores afirma que logró impartir la totalidad de las horas lectivas, un resultado «muy por encima» de los datos registrados en las otras tres comunidades analizadas (Cataluña, Comunidad Valencia y Andalucía).

En ese periodo, los docentes de Madrid aseguran que la principal problemática fue el aumento de las horas dedicadas (34%), la conciliación de la vida laboral y familiar (23%) junto a la falta de recursos tecnológicos (22%). Al contrario de la opinión mayoritaria, un 43% de los docentes madrileños considera esta experiencia positiva mientras que un 38% la califica de negativa.

La gran mayoría de docentes y familias valoran positivamente las medidas adoptadas para mantener las clases, pero consideran que el nivel educativo ha empeorado tras tantos meses de pandemia. Sin embargo, el 16% de los profesores de Madrid cree que el nivel educativo se ha mantenido tras un año de pandemia y un 45% cree que ha progresado.

En cuanto al futuro tras el Covid-19, el 57% de los docentes cree que la metodología será igual que antes de la pandemia y solo 7% apuesta por que será más virtual y menos presencial.

Por último, la pandemia ha impactado en el estado de ánimo de docentes, padres y alumnos. Si bien ahora se valora positivamente la respuesta a los confinamientos, también se afirma que han sido meses difíciles que han afectado a la estabilidad emocional de toda la comunidad educativa. Solo un 13% del profesorado madrileño considera que ha mejorado en este tiempo, frente al 46% que cree que ha empeorado y el 39% que afirma se ha mantenido igual.