Quantcast
sábado, 22 enero 2022 21:52
spot_img

Boadilla a la caza del infractor de tráfico

El Ayuntamiento de Boadilla del Monte está instalando nuevos soportes para sus radares móviles.

Son dos cajas donde se podrán alojar el radar móvil con el que cuenta la policía municipal y que hace pocas semanas presentaba en la esplanada del Palacio del Infante Don Luís.

Desde hoy, los cuerpos de seguridad podrán dejar instalados los radares y operarlos desde un punto remoto. Los nuevos puntos fijos están situados en la avenida Isabel de Farnesio y en la calle Valle Franco, en Las Lomas, una de las «autopistas» que usan muchos conductores que se saltan los límites de velocidad en el casco urbano y en las urbanizaciones históricas del municipio.

Los propios agentes podrán instalar en las cajas el radar siempre que lo consideren necesario. El objetivo de esta medida es seguir controlando el número de accidentes, ante el crecimiento de población que experimenta Boadilla y los nuevos accesos que hay a la ciudad.  

En este momento el municipio cuenta con tres radares fijos, instalados en la avenidas Infante D. Luis,  Miguel Ángel Cantero Oliva y Montepríncipe.

El radar móvil, por su parte, permite realizar controles aleatorios de velocidad las 24 horas del día y es empleado especialmente en los puntos de mayor peligrosidad donde se superan con mayor frecuencia los límites de velocidad establecidos.