Quantcast
domingo, 24 octubre 2021 14:56

Nuevo Baztán, un rincón navarro en la Comunidad de Madrid

Ubicada al sudeste de la Comunidad de Madrid, la Villa de Nuevo Baztán fue fundada a principios del siglo XVIII por Juan de Goyeneche y Gastón como un centro agrícola y de fabricación de productos cotizados en la época como vidrio y tejidos. Su nombre está relacionado con la población de Baztán, en Navarra, de donde Goyeneche provenía.

Gracias al patrimonio que atesora, fue declarada Monumento Histórico Artístico en 1941, Bien de Interés Cultural a principios del año 2000 y este viernes fue incluida en la lista de pueblos más bonitos de España, dónde solo consta otra localidad madrileña, Chinchón.

La presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso, en Nuevo Baztán durante el acto de Pueblos Bonitos de España

Nuevo Baztán es un ejemplo único de villa de la Ilustración. Una población de nueva planta con un monumental palacio-iglesia barroco y su singular casco histórico. Un impresionante conjunto arquitectónico diseñado por Churriguera.

PALACIO SAN JUAN GOYENECHE

Caracterizado por su sobriedad, sin apenas concesiones a lo ornamental y decorativo el Palacio de San Juan Goyeneche ocupa la parte izquierda del frente. Proyectado como residencia del fundador, de planta cuadrada consta de dos alturas.

Los robustos baquetones fajados que enmarcan los vanos y la decoración que ayuda a sostener el balcón principal, son la excepción. A demás de la cabeza de un león con el ajedrezado heráldico del Valle del Baztán entre sus fauces y las dos cabecillas angulares, uno con gesto risueño y fruncido el otro. Estas son idénticas a otros motivos hallados en la imaginería de Churriguera, como las que aparecen en la parte superior del retablo del convento de San Esteban en Salamanca realizado en 1693.

El zaguán del Palacio da paso a un hermoso patio interior con un pozo, estando jalonado con arcos de medio punto. Del recibidor de entrada parte una escalera señorial con altos peldaños. La bóveda de la escalera es de remate plano y en ella se aprecian figuras geométricas rectilíneas.

En la planta superior se ubican las estancias nobles, componiendo una edificación palaciega. El palacio se comunica con la iglesia interiormente a través de las estancias del segundo piso. Juan de Goyeneche también estableció un paso de comunicación con la tribuna situada en el lado del Evangelio (izquierda), desde donde se visualiza ampliamente el presbiterio y su retablo mayor, obra también de José Benito Churriguera y desde la que se vería la escena principal de dicho retablo, el medallón en relieve con el bautismo por parte de San Francisco Javier de los indios filipinos.

Son destacables las bodegas que se encuentran bajo el Palacio. Llama la atención el ramal que cruza la Plaza Principal hasta la casa situada frente al torreón, teniendo salida por la misma.

La parte izquierda del conjunto se cierra con un torreón coronado con balaustres y bolas de características herrerianas, aportación personal de Churriguera conocida por su admiración por el arte de Juan de Herrera, constructor del Monasterio del Escorial.

IGLESIA SAN FRANCISCO JAVIER

Esta Iglesia de aspecto reducido está formada por una nave central muy corta en longitud, un amplio crucero y un presbiterio rectangular. El interior alberga un retablo de mármol de Cuenca, con la imagen del Santo Titular, el cual destaca sobre los cortinajes de estuco dorado sostenido por angelotes. Los otros retablos se trabajaron en madera imitando mármol.

Tiene dos tribunas y un coro en altura. Una de ellas era utilizada por los Señores de Nuevo Baztán que contaban con el privilegio de poder comunicarse con la Iglesia desde su residencia, evitando tener en el Palacio un oratorio. Además de una cúpula, de media naranja y cuenta con dos cuerpos y con ocho ventanas.

Imagen del interior de la Iglesia San Francisco Javier

Dos criptas se hallan en este templo. Ambas están construidas en ladrillo visto, una bajo la bóveda central de una sola nave y otra más amplia. Las dos son utilizadas para enterramientos. En ellas estaba enterrado Francisco Javier de Goyeneche que murió en Madrid el 4 de marzo de 1748. Según el Libro de Defunciones de Nuevo Baztán su cuerpo reposaba en la bóveda bajo el presbiterio (segundo tramo, segundo nicho), aunque se dice que él manifestó que quería ser enterrado donde yace su padre, Don Juan de Goyeneche.

Imagen de la entrada y fachada de la Iglesia San Francisco Javier

La entrada a la Iglesia está flanqueada por dos pilastras y cuatro columnas. Se encuentra en esta portada un arco de medio punto que cobija en su hueco la puerta. Encima del entablamento, una hornacina en la que se encuentra la figura de San Francisco Javier (obra del mismo Churriguera) cuerpo rematado por un frontón con cubierta a dos aguas. En el interior aparece la fecha 1723, fecha en la que se erige en parroquia, independizándose de Olmeda de Cebollas.

DE PLAZA EN PLAZA

Nuevo Baztán cuenta con tres plazas importantes. La Plaza de la Iglesia es la principal de este municipio. Esta plaza cuenta con un impresionante conjunto formado por la Iglesia de San Francisco Javier y el Palacio de Goyeneche, las dos edificaciones más importantes y de las que hemos hablado antes.

Situada frente a la fachada principal del Palacio, aun conservó hasta el S.XIX su trazado barroco. A un lado se sitúa la segunda, la Plaza del Mercado, con un sencillo soportal de pies derechos, hoy desmontados, que da acceso al edificio comercial y en tercer lugar, la llamada Plaza de Fiestas, verdadero centro de la unidad productiva que constituyó en su día el origen del poblado.

A ambos lados de la fachada principal, para dar forma de U al conjunto, se ubicaron las casas de los administradores y personal de confianza de Goyeneche en ausencia de éste.

Plaza de la Iglesia

De aspecto típicamente madrileño y de tipología Austria, están formadas por casas de dos plantas con patio trasero y tejado de pizarra negra con mansardas al más puro estilo castizo. Hoy algunas de esas casas forman parte de los edificios municipales, casa rural, un restaurante y casas privadas.

Por otro lado, la Plaza del Mercado o también conocido como del Secreto, estaba soportalada en origen, pero hoy no quedan más que las basas de piedra donde apoyaban las columnas de madera que sostenían las cubiertas para el resguardo de viajeros y comerciantes.

Original también de este urbanismo  es como centraliza de manera axial el resto de plazas ya que desde ella se pueden observar todas las demás, incluso todas las torres del conjunto. La vista que tenemos hoy de la plaza difiere mucho de la realidad al levantarse en el centro una fuente de piedra y en el lateral de la torre una plataforma para proteger los techos de las criptas.

Plaza del Mercado

Al fondo de esta, se levantó la fábrica de tejidos o paños, primera de las que se instalaron y la más importante de Nuevo Baztán, la que más trasiego de gentes generaría y una de las principales fuentes de ingresos de la población. 

Por último, la Plaza de Fiestas. Esta plaza se caracteriza por su sobria monumentalidad. Resalta sobre todo su cuidada ornamentación y el uso combinado de materiales castizos: piedra, ladrillo, madera y hierro forjado.

Excepto la fachada trasera del Palacio, los tres lados están compuestos por una galería corrida en el piso superior donde la población podía seguir los espectáculos en los días en que se celebraran festejos y actos teatrales o taurinos.

Plaza de Fiestas

Imponente desde el punto de vista estético y constructivo, su función no está del todo determinada. Para unos, es el lugar donde se ubicó el servicio del Palacio y, para otros, centro funcional y utilitario del complejo donde se ubicaron talleres y artesanos.

Todas las viviendas poseen una disposición en forma de T, que las diferencia del resto. Es por esto que estas viviendas debieron ser residencia de maestros y personal cualificado o quizás, los empleados de palacio. Lo único que se sabe, es que se utilizó para el diseño el modelo de plazas castellanas con la utilización en la galería superior de arcos rebajados enlucidos y ladrillo morisco y para las barandillas, hierro forjado.