Quantcast
domingo, 24 octubre 2021 11:24

La desconocida casa palacio del autor del Ensanche de Madrid

El barrio madrileño de Almagro, una de las zonas más lujosas de la capital alberga un palacete cuya historia es desconocida por muchos pero cuya apariencia no pasa desapercibida para los viandantes por el color de su fachada.

Ubicada en la calle de Fernando el Santo número 14, esta casa palacio tradicional es conocida como El Palacete de Carlos María Castro. Construido por y para el ingeniero de caminos y arquitecto Carlos María de Castro, conocido por ser el urbanista que trazó el Ensanche de Madrid.

Natural de Sevilla, nació en Estepa en 1810. Muy joven se trasladó a la capital donde obtuvo el título de Arquitecto de la Real Academia de San Fernando, en 1833, y el título de Ingeniero de Caminos. Gracias a los que desarrolló una importante e intensa actividad en Madrid, y en otros lugares de España.

PLAN CASTRO

Entre sus trabajos se encuentra su participación en la construcción de la red ferroviaria, puentes, trabajos hidráulicos, entre otros. En 1843 dirigió las obras del Canal de Manzanares. Un año después trabajó en la designación de los puntos para establecer las torres de telegrafía óptica. Pero su labor más relevante fue la redacción del proyecto de Ensache de Madrid, que tuvo una gran importancia en el futuro de la villa.

Fue nombrado como director del Ensanche y por ende, el proyecto recibió el nombre de Plan Castro. Es conocido que la firma del plano data del 1 de mayo de 1859 y que su Memoria descriptiva del Anteproyecto de Ensanche de Madrid”, fue firmada como Inspector de Distrito del Cuerpo de Ingenieros de Caminos, Canales y Puertos, y aprobada por Real Decreto de 19 de julio de 1860.

Plano del Anteproyecto de Ensanche de Madrid. Arte Madrid.

Este anteproyecto implicaba el derribo de la Cerca, que rodeaba Madrid desde el siglo XVII, y que ordenó Felipe IV en 1625. Esta demolición no se llevó a cabo hasta 1868. Año en el que, tras el exilio de la reina Isabel II, Castro fue cesado del cargo de director del Ensanche.

UN PALACIO ENTRE PALACIOS

Cuatro años antes, en 1864, Carlos María de Castro proyectó su propia residencia, un palacete en la entonces naciente calle de Fernando el Santo, en el céntrico barrio de Almagro, distrito de Chamberí.

Esta era un buen ejemplo de los palacetes que se fueron construyendo en los barrios acomodados, Chamberí y Salamanca, proyectados por él mismo. En la actualidad, aún se conservan algunos como el palacete del marqués de Argüeso, la actual sede de la Embajada de Argentina, el del marqués de Linares o el de los marqueses de Casa Riera, ubicados en esta misma calle.

En 1878 fue reformada por Tomás Aranguren para su nuevo propietario, el conde de Heredia-Spínola, el militar y político, Luis Martos, que entre otras cosas había sido Alcalde de Madrid.

El palacete consta de dos plantas, unidas por una doble escalera con barandilla de hierro forjado y pasamanos dorado. Además de un semi-sótano y un ático. Las habitaciones y salones se asoman a la calle Fernando el Santo y al jardín, que luce un bonito pavimento de ladrillo con forma de la llamada espina de pez y cuenta con una fuente.

El único recuerdo de lo que pudo ser la casa-palacio son las molduras y rosetones de yeso de los techos y las carpinterías de madera de puertas y ventanas. Así como, la fachada posterior que da al jardín tiene dos torreones de inspiración medieval.

En la fachada principal, una placa conmemorativa recuerda que Carlos María de Castro, arquitecto y tracista del Ensanche madrileño, construyó y vivió en dicho palacete. ​Su prolífica carrera terminó con su jubilación en 1881, aunque nunca abandonó la actividad completamente, llevando a cabo trabajos técnicos hasta su muerte en 1893, en Madrid.

La placa puede resultar equívoca, pues realmente no vivió hasta 1893, fecha en la que falleció, y como hemos señalado en 1878 la propiedad había pasado a otras manos. En el siglo XX, el palacete fue propiedad de Banesto. Después pasó a manos de otros propietarios. En la actualidad, se alquila para eventos de lujo.