Quantcast
lunes, 27 septiembre 2021 21:23

Las Terrazas del Manzanares: cuando los elefantes campaban a sus anchas por Madrid

En una jungla de coches y gente como es ahora Madrid, es muy difícil imaginar aquel tiempo en el que los dinosaurios campaban a sus anchas por las orillas del Manzanares. Lo cierto es que así fue.

Las Terrazas del Manzanares es una de las zonas arqueológicas más potentes de la región. En ellas se encontraron restos de grandes vertebrados dentro del más de un centenar de yacimientos descubiertos a los pies del río madrileño.

EL MANZANARES, EL PROTAGONISTA DE MADRID

El Río Manzanares ha sido muy criticado a lo largo de su historia. Su bajo caudal hace que no se pueda comparar a otras riberas europeas como la del Senna o la del gran Danubio. Sin embargo, eso no ha impedido que hoy sea uno de los símbolos de la capital.

La poca cantidad de agua que recorre su cuenca le convirtió en un río incapaz de abastecer las necesidades de la Villa. Su ubicación, tan alta, hace que sea complicado.

Manzanares
Río Manzanares a su paso por Madrid

El Río Manzanares nace en la sierra de Guadarrama, a 2.000 metros de altura sobre el nivel del mar. Por este motivo, las aguas que transcurren por él provienen del deshielo de la nieve de la sierra madrileña.

LAS TERRAZAS DEL MANZANARES, ASÍ SE FORMAN

Hace millones de años, la Comunidad de Madrid era una gran llanura en medio de la Península Ibérica. Con el tiempo, aproximadamente 2.5 millones de años atrás, los ríos madrileños fueron dibujando en ella diversos valles.

Manzanares

El Tajo, el Jarama, Manzanares y el río Henares fueron diseñando la orografía de la región. A su paso por la tierra, iban creando distintas vegas que darían lugar a las conocidas como Terrazas del Manzanares.

Según te acerca al agua, más recientes son estas tierras. Las terrazas más antiguas son aquellas que se encuentran a más altura y más lejos del cauce de los ríos madrileños. Estas albergan una gran cantidad de tesoros escondidos.

LAS EXCAVACIONES MADRILEÑAS

En el siglo XIX, la arqueología empezó a florecer. Las excavaciones en Madrid empezaron a descubrir numerosos tesoros escondidos en estas terrazas del río Manzanares.

Numerosos restos arqueológicos fueron encontrados en las inmediaciones del Puente de Toledo, muy cerca del casco urbano. También se encontró un importante yacimiento en el Cerro de San Isidro.

Manzanares
Puente de Toledo en 1920

La explotación de arenas y gravas del río Manzanares también permitió a los expertos encontrar numerosos restos de animales y de asentamientos humanos. La mayoría de ellos datan del Paleolítico.

LEONES Y RINOCERONTES POR LA CAPITAL

Los asentamientos humanos que decidieron convertir la orilla del río Manzanares en su hogar hoy nos han dejado un gran legado. Diversas herramientas como hachas o punzones aparecieron en los márgenes de este madrileño río.

Pero sin duda alguna, lo que más llama la atención son los esqueletos fósiles de grandes vertebrados que los arqueólogos han encontrado en las Terrazas del Manzanares.

Aquí aparecieron varios restos de leones. También aparecieron elefantes, caballos, rinocerontes, asnos primigenios... ¡Quién diría que por Madrid hubo un tiempo que corrían los elefantes!

En 1993 las Terrazas del Manzanares fueron declaradas Bien de Interés Cultural de la Comunidad de Madrid. La región siempre será una mina de cultura, historia y tesoros por descubrir.