Quantcast
domingo, 24 octubre 2021 7:56

Getafe ofrece 600.000 € a hosteleros para que cumplan con la Ordenanza de Terrazas

El Ayuntamiento de Getafe, a través de la empresa municipal de desarrollo económico Getafe Iniciativas (GISA), destinará 600.000 euros en ayudas a los hosteleros para que puedan cumplir con la nueva Ordenanza municipal de Terrazas y Veladores, que ha sido aprobada definitivamente este lunes con varias modificaciones, tras aceptar las alegaciones presentadas por vecinos que sufren molestias por el ruido.

La concejala de Desarrollo Económico, Gema Cáceres, ha destacado que después de muchos años, el Gobierno municipal «ha sido el único capaz de aunar las necesidades de los hosteleros y las reivindicaciones vecinales en favor de la convivencia».

«Con el objetivo de que esta norma se cumpla y sea positiva para Getafe, vamos a ayudarles a que lleven a cabo estos cambios lo antes posible», ha subrayado.

Esta nueva ordenanza establece que los hosteleros están obligados a la homogenización de las mesas y sillas, adaptar el tamaño de las terrazas, solicitar la licencia por al menos cinco años de los cerramientos o tener que llevar a cabo la regulación de otros elementos auxiliares como estufas.

Para acceder a estas ayudas, los hosteleros deberán pedir la licencia de la terraza y del resto de elementos en el departamento de Vía Pública entre el 1 de septiembre y el 30 de noviembre.

Una vez cuenten con la nueva autorización, entre el 15 de diciembre de 2021 y el 30 de abril de 2022 podrán presentar la solicitud de ayuda por un valor de hasta 5.000 euros por establecimiento.

La inversión para el mobiliario o la adaptación de los cerramientos deberá realizarse también hasta el 30 de abril de 2022, ya que con la nueva ordenanza deberán dejar al menos una anchura libre de paso de 1,80 metros que se incrementa hasta los 4 metros en zonas peatonales. Tampoco se podrá ocupar más del 60% de la acera.

Además, no se permitirá el almacenamiento en la vía pública de sillas y mesas cuando no estén en uso y, de igual forma, se deberá garantizar el paso a través de los cerramientos una vez finalizada la actividad diaria, facilitando así la limpieza de estas zonas y evitando el deterioro de los espacios públicos.

Por último, se prohíbe la instalación de pizarras o trípodes informativos, que suponían un obstáculo en las aceras, mientras que el aforo deberá estar reflejado en la terraza, por lo que el vecino podrá comprobar rápidamente si se está haciendo un uso adecuado.

En lo que respecta a las molestias por ruido, la ordenanza determina que se podrá reducir el número de mesas o revocar la licencia cuando en estas se genere ruido que supere los límites establecidos en la legislación sobre contaminación acústica.