Quantcast
lunes, 12 abril 2021 19:46

La policía desarticula una banda que revendía smartphones comprados ilegalmente

La Policía Nacional detiene a los responsables de una banda criminal que actuaba estafando a las compañías telefónicas mediante la compra de teléfonos móviles que nunca llegaban a pagar.

Cinco detenidos han sido el resultado de esta operación policial. Estos pasaron a disposición judicial como presuntos responsables de los delitos de estafa, usurpación de estado civil, falsedad documental y pertenencia a grupo criminal.

La investigación policial que acabó con esta banda afincada en Torrejón

La operación policial se inició en el momento en el que una compañía telefónica dio la alerta sobre que varias personas estaban financiando terminales que después nunca pagaban.

No obstante, ya antes habían realizado de manera aislada una detención de una persona en el momento en el que acudía a recoger dos móviles a una tienda con un documento de identidad falso.

Tras esta primera toma de contacto, los policías nacionales comenzaron a investigar y determinaron que había relación entre ciertas tarjetas SIM que hacían llamadas a Guinea Ecuatorial y el caso de los teléfonos.

A partir de aquí, los agentes establecieron un dispositivo a principios de marzo. El objetivo era identificar y detener al resto de los implicados en la trama. Con esta detención se da por desarticulada esta banda organizada.

Hace unos días, también se acababa con una banda latina en Torrejón de Ardoz gracias a la colaboración entre la Policía Nacional y los cuerpos de seguridad municipales.

Así era el ‘modus operandi’ de los estafadores

Los estafadores de esta banda criminal lograron defraudar más de 60.000€ a diferentes compañías telefónicas. Para conseguirlo, compraron ilegalmente casi 100 teléfonos móviles con identidades falsas.

El modo de proceder de la banda era el siguiente. En primer lugar, estos criminales obtenían tarjetas prepago de diferentes compañías mediante identidades falsas o usurpadas.

El siguiente paso era tramitar la portabilidad de estas líneas a la compañía que sería estafada. El objetivo era conseguir acceder a la financiación de teléfonos de alta gama. Para ello, aportaban cuentas bancarias falsas.

Una vez adquiridos estos terminales, uno de los miembros del grupo vendían estos samrtphones en páginas web de compraventa. Para dar credibilidad, aportaban facturas de compra falsificadas.

Además de todo ello, las tarjetas SIM eran utilizadas para realizar llamadas a su país de origen, Guinea Ecuatorial. Estas conexiones no se pagaban. La compañía detectaba el impago y cancelaba la línea.

En total fueron más de 60.000 euros estafados y casi 100 teléfonos móviles vendidos. Finalmente, la Policía ha podido detener a esta banda que actuaba en Torrejón de Ardoz.