Quantcast
martes, 20 abril 2021 13:03
spot_img

La UC3M desarrollará el prototipo de un robot subterráneo inteligente

La Universidad Carlos III de Madrid (UC3M) se encuentra coordinando un proyecto de investigación para de desarrollar un prototipo de robot subterráneo inteligente para entornos urbanos.

Se trata de un proyecto de investigación europeo denominado Bagder, un robot perforador de tres metros de longitud compuesto por una cabeza de perforación, dos módulos de sujeción y dos módulos de propulsión y maniobra.

Este sistema robotizado se compone fundamentalmente de dos elementos: un vehículo de superficie con un georadar con el que se escanea el terreno, de manera que se puedan conocer los obstáculos que hay bajo el subsuelo; y un robot subterráneo autónomo para realizar trabajos de perforación.

“Una vez escaneado el subsuelo con el rover, con un software desarrollado dentro del proyecto se realiza un plan de trabajo y se establece un punto de entrada y un punto de salida de la obra a realizar. Y la siguiente tarea consiste en llevar el robot a la obra y comenzar a perforar con el robot de un punto a otro”, ha explicado el responsable técnico del proyecto Bagder, Santiago Martínez de la Casa, investigador del Robotics Lab del Departamento de Ingeniería de Sistemas y Automática de la UC3M.

LOS USOS

En Europa se estima que se realizan unos 500.000 trabajos al año de obra civil para la instalación de cableado, tuberías y otro tipo de canalizaciones subterráneas de pequeño diámetro.

Habitualmente, estos trabajos se realizan abriendo una zanja, extendiendo la tubería y posteriormente tapando la zanja. “La ventaja que tiene este robot es que se pueden realizar esos mismos trabajos haciendo una perforación, sin tener que abrir una zanja, lo que evita ruido, contaminación y molestias a los ciudadanos”, indica el investigador.

El prototipo del sistema ha llamado la atención del sector privado, tanto de empresas europeas como de compañías norteamericanas, y en la actualidad continúa su desarrollo con el objetivo de comenzar a realizar pruebas en entornos urbanos reales.