Quantcast
miércoles, 3 marzo 2021 7:11

Más de 5.000 ancianos han perdido la vida por el coronavirus en las residencias madrileñas

La primera ola del coronavirus asoló las residencias. En estos espacios han perdido la vida más de 30.000 ancianos en España, según las datos institucionales por el virus.

Desde que comenzó la pandemia, las 710 residencias Comunidad de Madrid suman 5.053 fallecidos por coronavirus o sintomatología compatible, según el recuento de la Consejería de Sanidad del gobierno madrileño.

Esta impresionante cifra refleja que entre el 7 y 8% de los ancianos que viven en residencias en España habría fallecido por coronavirus. En el caso de Madrid, el dato es aún mayor puesto que un 37% de los fallecidos por coronavirus perdieron la vida en los geriátricos madrileños, según datos oficiales.

Familiares de víctimas en residencias presentarán otras 200 querellas

Estas cifras alarmantes, no son números, son vidas, vidas de nuestros mayores que se supone que tendrían que haber estado protegidos en sus residencias. Muchos de los familiares de los residentes han emprendido acciones legales ante la nefasta gestión de los centros.

Los familiares, aglutinados en el colectivo Marea de Residencias, tienen previsto presentar otras 200 querellas más en diferentes partidos judiciales de la región madrileña.

Los geriátricos acusados en la querella son los de Manoteras, Aralia Isabel La Católica, Aralia Ensanche de Vallecas, el centro integrado municipal Margarita Retuerto, Ballesol Pasillo Verde y DomusVi Mirasierra.

El objetivo de los procesos judiciales emprendidos por las familias es evitar que se depuren responsabilidades por la gestión de la Comunidad de Madrid en la primera ola de la pandemia al no derivarse a los enfermos a las urgencias hospitalarias.

Carmen López, miembro de Marea y presidenta de la Asociación por los Derechos de los Mayores y sus familiares (Ademaf), ha subrayado que esperan “Justicia” y exigen que se “investiguen responsabilidades a nivel de residencias y de la Administración”.

La querella iba dirigida contra los directores de estos centros, pero también, como responsables políticos, contra la presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso; el consejero de Sanidad, Enrique Escudero; y el de Justicia, Interior y Víctimas, Enrique López, a quienes acusan de los delitos de homicidio imprudente, lesiones, omisión del deber de socorro, prevaricación y trato degradante.

El juez de Instrucción número 39 de Madrid ha iniciado este lunes los interrogatorios a afectados en el marco de la querella presentada contra la presidenta regional, Isabel Díaz Ayuso, contra el consejero de Sanidad, Enrique Escudero, y el consejero de Justicia, Interior y Víctimas, Enrique López, por las presuntas negligencias cometidas en los seis geriátricos madrileños.

Ayuso lamenta que se organicen querellas constantemente

Ante las querellas presentadas por los familiares de las victimas en residencias, la presidenta regional ha querido pronunciarse. Isabel Díaz Ayuso, ha lamentado “que se organicen querellas constantemente” y ha insistido en que el Gobierno regional hizo “lo que pudo” en las residencias de mayores para frenar el coronavirus con las herramientas y la información de las que disponía.

La presidenta ha trasladado su apoyo a las victimas: “No podemos más que solidarizarnos y sentir cada vez que se muere una sola persona en Madrid sea en una residencia, sea en su casa, sea en un hospital. Esta pandemia vino como todo el mundo sabe con gran fuerza, como un tsunami, sobre todo en la primera parte y Madrid como el resto de las comunidades hizo lo que pudo”

En este sentido, ha hecho hincapié en que han demostrado que con conocimiento y herramientas están “conteniendo de una manera mucho más eficaz el virus dentro y fuera de las residencias”.

El infierno de los mayores que murieron solos

El coronavirus entró a las residencias llevándose los sueños de nuestros mayores por delante. Fallecieron solos, sin ir al hospital y son las victimas de una epidemia que ha cambiado el mundo.

Los familiares tendrán que testificar ante el juez el objeto de sus querellas. Una de las familiares es Concha Quirós, cuya madre falleció en una residencia de Manoteras, ha relatado el infierno que sufrió en torno a la muerte de su progenitora:

No nos atendían y nunca me pasaban con ella porque había que ser solidarios. Nos llamaron para decirnos que todo estaba fenomenal. Pero el 13 de abril me comentan que la van a cambiar a la planta de desahuciados. Me dijeron que por orden de dirección no salía ningún enfermo de la residencia. Finalmente, se la trasladó al hospital pero ya con los pulmones destrozados. “La mandaron sola y cuando logré verla me dijo entre lágrimas; por qué me habéis dejado sola. Nadie la explicó nada. No sé ni cuándo se pudo mala. Solo sé que se ha muerto. Toda esta gente, Ayuso, el consejero…, no se pueden ir de rositas.

Concha Quirós ha pedido que pidan perdón por todo lo que han hecho porque “han dejado a los enfermos solos, desamparados, solos, con terror.. Había enfermos muertos con una persona viva al lado”.

Los mayores han vivido un autentico infierno en las residencias madrileñas. La pandemia ha afectado gravemente a los centros geriátricos madrileños.

El futuro de las residencias tras la pandemia

Parece ser que lo peor ya ha pasado y las residencias madrileñas luchas poco a poco por volver a la normalidad. A partir de hoy, los usuarios de residencias podrán tener tres visitas por semana de una hora y un familiar.

Además, los vacunados, que ya representan el 96% podrán salir libremente entre semana, el fin de semana e incluso de vacaciones.

Asimismo, se activan de nuevo los nuevos ingresos en las residencias con PCR negativa de 72 horas antes o un test de antígenos al llegar, ha anunciado este lunes el vicepresidente de la Comunidad de Madrid, Ignacio Aguado, tras la firma con los agentes sociales de un acuerdo marco para mejorar la calidad de vida de los mayores en los geriátricos madrileños.