Quantcast
lunes, 12 abril 2021 20:02

225 medidas y 625 millones de euros para apoyar a los niños y adolescentes madrileños

La vicealcaldesa de Madrid, Begoña Villacís junto con Pepe Aniorte, el delegado del Área de Familias, Igualdad y Bienestar Social, han presentado el Plan de Infancia y Adolescencia de Madrid 2020-2023. Por consiguiente, se establecen las líneas estratégicas que el Ayuntamiento establece para trabajar con los niños y adolescentes de la ciudad durante los próximos tres años.

“El nuevo plan consta de 255 medidas y va a contar con un presupuesto total de 625,6 millones de euros“, ha destacado Villacís. Por otro lado, ha querido recordar que una de sus principales objetivos es la creación de la primera Casa Familias del Ayuntamiento de Madrid, “permitirá unificar los diferentes recursos municipales para familias e infancia”, explicaba la alcaldesa.

Esta Casa Familias va a permitir conglomerar dentro de un mismo espacio un Centro de Apoyo a las Familias, un Centro de Atención a la Infancia y un Punto de Encuentro Familiar, hasta el momento se encontraban separados. Con ello, se permitirá a las familias una atención integral, que facilitará tratar sus distintos problemas de forma coordinada por parte de los diferentes profesionales implicados.

Asimismo, el delegado de Familias ha querido recordar que el plan cuenta con un 53% más de medidas que el anterior, se concibe más que como un documento, “como un compromiso por la infancia y la adolescencia madrileña”.

Para la creación se ha contado con todas las partes implicadas, incluyendo, la participación de los propios niños a través de la Comisión de Participación de Infancia y Adolescencia (COPIA) de los 21 distritos para conocer de primera mano sus inquietudes. Además de todas las áreas de gobierno aportando de este modo visiones muy valiosas sobre el compromiso adquirido.

Objetivo: solucionar los problemas de los niños y adolescentes

El nuevo plan ha permitido enfocar los principales problemas que sufren los niños y adolescentes madrileños. Por ello, Aniorte ha destacado entre ellos la pobreza infantil, las adicciones al juego o internet, el medioambiente o las relaciones familiares. Con la elaboración del plan, han surgido una serie de problemas derivados de la pandemia del Covid-19 como el seguimiento de las clases a distancia. 

Las respuestas del plan ante estas adversidades van a seguir tres líneas principales: la prevención de vulnerabilidad, la protección de la infancia y la promoción de hábitos sociales.

Pepe Aniorte, delegado del Área de Familias, Igualdad y Bienestar Social

La transformación del Servicio de Apoyo a las Familias con menores para favorecer la detección y atención a sus problemas sociales o una ampliación de los tramos de las becas infantiles, también se encuentra dentro del plan establecido.

Además, se incrementa la dotación contra el absentismo escolar hasta los 4,7 millones de euros, un 25 % más que en el actual.

“El plan pretende dar un impulso a los derechos de los menores los próximos tres años”, aseveraba Aniorte. Se fomenta así el estímulo pretendido por el Área de Familias, Igualdad y Bienestar Social en relación a la figura del niño y el adolescente.