Quantcast
lunes, 8 marzo 2021 3:51

El ayuntamiento adquiere diez lazos telescópicos para rescatar animales con total seguridad

Colmenar Viejo es un municipio comprometido con el cuidado de las animales. Por ello, la Concejalía de Seguridad del ayuntamiento de la localidad madrileña ha adquirido diez lazos telescópicos para el rescate de animales.

Estos telescópicos será usados por la Policía Local, Protección Civil y Guarda Rural. Ocho están destinados a Policía Local, uno para Protección Civil y otro para Guarda Rural.

Estos diez lazos de captura no causan dolor en los animales que tengan que ser rescatados. Ni tampoco causan daños en los trabajadores y voluntarios que tengan que atender a estos animales en peligro.

El concejal de Seguridad Ciudadana del consistorio colmenareño, Jesús Fernández Fuillerat, ha defendido la utilidad de estos utensilios capaces de salvar a los animales en dificultad:

En momentos en los que hay que rescatar a un animal, su bienestar, la velocidad y la seguridad son cruciales. Serán de gran utilidad en situaciones en las que haya que atender a animales abandonados, facilitando su sujeción, y permitiendo la distancia entre el profesional y el animal

El dispositivo también va a permitir que en situaciones de riesgo o ante una urgencia como, como por ejemplo que un vecino sufra un percance mientras pasea con su mascota, las autoridades puedan guiar al animal hasta un lugar cómodo para él sin sufrir ningún daño y de forma segura.

Así funcionan los lazos de captura

El lazo de captura permite atrapar y dirigir al animal manteniendo una distancia para el profesional y el animal en cuestión, sobre todo en los casos en lo que existe agresividad o resistencia, pudiendo así poder manejarlos cuidadosamente a la par que se protege la operación de mordeduras y se cuida la dentadura del animal.

Este instrumento se caracteriza porque, una vez colocado, su revestimiento y su sistema de bloqueo interno permite que la correa tenga la posición y tamaño apropiado en función del tamaño del animal en dificultad, evitando la estrangulación incluso en animales muy defensivos. Además, su rápido mecanismo de liberación permite soltar instantáneamente al animal en un entorno seguro para el animal y para el hombre.