Quantcast
viernes, 26 febrero 2021 3:05

Nuevo ataque contra el monumento de ‘Las 13 Rosas Rojas’ en Móstoles

El portavoz de Más Madrid Ganar Móstoles, Gabriel Ortega, ha denunciado que, “por enésima vez” desde su inauguración a finales de febrero de 2019, el monumento dedicado a Las 13 Rosas Rojas ha sufrido un ataque.

“Así sigue a día de hoy el monumento a las trece rosas de Móstoles ¿hasta cuándo vamos a permitirlo? ¡Protección ya!”, ha trasladado en el tuit subido este domingo que acompañaba de una foto en la que se podía ver como se habían tapado con pintura verde los nombres de las mujeres que, tras ser acusadas de terrorismo, fueron asesinadas por el franquismo en agosto de 1939.

https://twitter.com/gabrielortega_/status/1345703339217084417

Por eso, Ortega ha recordado que hace “meses” que pidieron en el Pleno que se protegiera el monumento a las Trece Rosas y se ha preguntado “¿para cuándo vallarlo, como solicitamos?”.

El pasado junio era la Agrupación Republicana de Móstoles (ARM) quien denunciaba que el monumento había sufrido “un ataque ultraderechista” con pintadas donde se podía leer la palabra ‘puta’.

“Septiembre de 2019, mayo de 2020 y, nuevamente, junio de 2020. El vandalismo fascista se sabe impune en Móstoles y, por eso, actúa cada vez más a menudo”, señalaron desde sus redes sociales, desde donde también pidieron al Ayuntamiento que “garantice la seguridad de los monumentos a nuestra maltratada memoria democrática”.

El 5 de agosto del año pasado se cumplieron 80 años del fusilamiento de quienes han pasado a la historia como las Trece Rosas, nombre con el que se designó a las mujeres, con edades comprendidas entre los 18 y los 29 años, que fueron fusiladas en 1939 durante la represión franquista, cuatro meses después de que finalizara la guerra civil española y tras ser acusadas de terrorismo.

El monumento que les rinde homenaje en esta localidad en la avenida de Extremadura apareció pintado hace unos días con los nombres de las trece jóvenes tachados con verde, en septiembre lo hicieron con pintura roja; aunque el primero de los ataques se produjo, según dijeron desde la ARM, tan solo seis meses después de su inauguración colocando “la bandera franquista y con una cruz céltica” encima de la placa.