Quantcast
viernes, 30 julio 2021 15:54

Rivas Vaciamadrid tendrá un nuevo colegio

Los niños de Rivas estrenarán colegio. El Ayuntamiento de Rivas Vaciamadrid ha aprobado esta mañana el convenio con la Comunidad de Madrid para la construcción de un nuevo centro educativo en el municipio.

Este será el colegio número 16 en la localidad e impartirá segundo ciclo de infantil y primaria. Está previsto que esté listo para el próximo curso 2021-2022. También se construirá un nuevo instituto para dar cobertura a todos los niveles educativos.

Una solución para la masificación de las aulas del municipio

El objetivo es dar respuesta a la necesidad de Rivas Vaciamadrid de garantizar el derecho a una educación pública de calidad. El municipio tiene un problema con la masificación de las aulas. Para darle solución se construirá este nuevo centro, además de un instituto más.

El nuevo colegio recibirá a alumnos del segundo ciclo de educación infantil y primaria. El Ayuntamiento de Rivas se hará cargo de las licitaciones necesarias para su construcción. Además el consistorio está dispuesto a destinar una partida presupuestaria municipal extraordinaria si fuera necesaria. El gasto máximo acordado en el convenio con la Comunidad de Madrid es de 3.154.188 euros.

‘Mercedes Vera’, el nombre del nuevo colegio de Rivas

Los vecinos de Rivas Vaciamadrid fueron los encargados de buscarle un nombre a los nuevos centros educativos de la ciudad. Mediante una votación popular, los ripenses pudieron elegir cómo se iba a llamar el nuevo colegio. En total participaron 675 personas. Para el colegio, se eligió que fuera: ‘Mercedes Vera’ con 161 sufragios.

Uno de los criterios para esta elección era poner en evidencia el papel de las mujeres en el mundo educativo y científico. Por este motivo, la mayoría de las opciones eran nombres femeninos. La votación se desarrolló del 27 de abril al 3 de mayo.

Mercedes fue una profesora de la localidad. Esta fue víctima de la represión franquista y pasó por la finca de El Porcal de Rivas en los años 50. Después se trasladaría al Casco Antiguo. Allí enseñó con auténtica vocación hasta los 70 años. Terminaría su carrera en la enseñanza en un centro del barrio de Santa Eugenia, en Madrid Capital. Es evidente que su figura marcó la vida de numerosos ripenses que aún la siguen recordando con cariño.