Quantcast
sábado, 16 enero 2021 15:21

La Complutense participa en un ensayo internacional con células madre

Los investigadores de la Facultad de Odontología de la Universidad Complutense de Madrid participan en un ensayo clínico internacional en el que se utilizan células madre de un paciente para regenerar nuevo hueso maxilar.

Regenerar este hueso supondría un gran avance en la odontología del siglo XXI ya que se podrían colocar implantes dentales en millones de pacientes que han perdido sus dientes y parte del hueso.

El proyecto Maxibone

El ensayo se llama ‘Proyecto Maxibone‘ y tiene como objetivo regenerar los huesos maxilares mediante la aplicación de células madre de médula ósea antóloga, cultivadas, expandidas y sembradas con biomateriales sintéticos.

Para ello, se hará un control aleatorio en 150 pacientes para comparara la seguridad y la eficacia de las células madre para reconstruir defectos de los huesos alveolares. Este método regenerativo implica recolectar médula ósea de la cadera del paciente

La financiación del ensayo corre a cargo de la Unión Europea que ha invertido 6 millones de euros en el mismo.

El proyecto Maxibone tiene futuro y es que se pretende que el método sea comercializado dentro de aproximadamente cuatro años contribuyendo así a ser una novedosa terapia regenerativa.

Un ensayo internacional en el que participa la Complutense

El proyecto Maxibone y es un ensayo clínico en el que participan varios centros europeos como la universidad de Nantes, la universidad de Bergen y la Complutense de Madrid. Mariano Sanz, actúa como investigador principal y coordinador del ensayo en el que participan los complutenses: Jesús Torres, Juan López-Quiles, David Herrera, Elena Figuero, Nerea Sánchez y Víctor Serrano.

El consorcio participante reúne a 12 socios de cinco países europeos (Noruega, España, Francia, Dinamarca y Alemania) incluidos laboratorios de investigación, hospitales universitarios, unidades de terapia celular y empresas de biomateriales y de implantes dentales.

Además, los 150 pacientes que recibirán el tratamiento serán reclutados en centros de Noruega, España, Alemania, Dinamarca y Francia.